¿Cómo actuar si la distribución del producto es deficiente?

Share Button

Pese a que pueden existir multitud de razones, ajenas o no a nosotros, por las que un producto puede llegar en mal estado al cliente final: problemas en la distribución del producto, defectos de fábrica,… cualquier sustitución de dicho producto, que hayamos enviado y no funcione, deberemos de tener en cuenta que tanto la reparación como sustitución deben ser gratuitas para el consumidor, es decir, no podemos cobrar los gastos que haya que realizar para reparar o sustituir el producto, especialmente los gastos de envío.

 distribución del producto

Partiendo de la base que pese a que no hayamos tenido nada que ver en esa rotura (a veces la compañías que se encargan de la distribución del producto no tienen el cuidado que deberían con la mercancía que entregan), el cliente SIEMPRE va a pensar en nuestra empresa como la culpable de haberle mandado un producto deteriorado.

Estos arreglos deberán llevarse a cabo en un plazo de tiempo razonable y sin mayores inconvenientes para el cliente, que ya ha tenido bastantes quebraderos de cabeza. La reparación y la sustitución suspenden los plazos de la garantía, durante los cuales el consumidor puede reclamar por el mal funcionamiento del producto, ya que no se adecua a las características ofrecidas por el fabricante.

estrategia marketing online

 

¿Qué ocurre con la garantía si ha fallado la distribución del producto?

Durante los seis meses posteriores a la entrega del producto reparado, el vendedor responderá de las faltas de conformidad que motivaron la reparación, presumiéndose que se trata de la misma falta de conformidad cuando se reproduzcan en el producto defectos del mismo origen que los inicialmente manifestados.

Si concluida la reparación y entregado el producto, el cliente sigue desconforme con las prestaciones del producto, podrá exigir la sustitución del producto, salvo que esta opción resulte desproporcionada, la rebaja del precio o la resolución del contrato.

Si la sustitución no lograra poner el producto en conformidad con el contrato, el consumidor y usuario podrá exigir la reparación del producto, salvo que esta opción resulte desproporcionada, la rebaja del precio o la resolución del contrato.
El consumidor y usuario no podrá exigir la sustitución en el caso de productos no fungibles, ni tampoco cuando se trate de productos de segunda mano.

El plazo de tiempo durante el cual el vendedor responde de las faltas de conformidad que se manifiesten es de dos años desde la entrega, aunque en los productos de segunda mano, el vendedor y el consumidor podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega.

Salvo prueba en contrario, se presumirá que las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega del producto, sea éste nuevo o de segunda mano, ya existían cuando la cosa se entregó, excepto cuando esta presunción sea incompatible con la naturaleza del producto o la índole de la falta de conformidad.

estrategia marketing online

suscríbete al blog

Share Button